Historia

10 años de Tradición

Luego de un viaje al Restaurante Cabaña Las Lilas en Argentina, el Sr. Fermín Vizcaíno retornó a Lima con la convicción de abrir un restaurante de carnes y parrillas, algo que había pensado siempre pero no había encontrado la forma de darle inicio a ese sueño, hasta ese momento.

En búsqueda de un lugar para ese gran sueño, encontró el lugar apropiado, frente a un parque, que se encontraba en venta y que además era una casa muy bonita, de una planta con un amplio jardín en el interior, propiedad del Ing° Ramírez.

Se realizaron varias conversaciones con la finalidad de concretar la compra y al final de cada conversación el Ing° Ramírez le ofrecía un whisky diciendo: “Jovencito, vamos a servirnos un whisky”… y el Sr. Fermín contestaba siempre lo mismo: “Lo tomaremos el día que concretemos la compra - venta”.

Llegó el gran día de cerrar el trato y el Sr. Fermín le comenta: “Ing°, ahora sí podemos tomarnos el whisky”, quien contestó con un gesto de tristeza que no era el momento, manifestándole que fue su casa de toda la vida, lleno de historias y anécdotas; y él sabía que esa casa más adelante sería un restaurante de carnes y parrillas.

El Ing° le comenta que de repente sería atractivo el ponerle como nombre al restaurante “Vista Alegre” ya que se encuentra frente al parque y lógicamente el restaurante tendrá una “Vista Alegre” a lo que el Sr. Fermín le contestó con mucho agrado: “Ing°, tomaré en cuenta la sugerencia”.

Luego de meditarlo mucho, decidió que el restaurante se llamaría CABAÑA VISTA ALEGRE, tomando en cuenta además su inspiración en Cabaña Las Lilas.

Pasión por las Carnes y Parrillas